Anekdotas del saléu nes buries agües de internete.
Anekdotas de la navegación en las borrascosas aguas de internete.

07 abril 2006

Marcando territorio.

Ya saben Uds. que a un servidor le preocupa sobremanera la unidad de Españia. Así pues, tras leer en La decadencia del ingenio que Españia se ha roto, me he apresurado, mientras agotaba cinco paquetes de clínex (más o menos medio árbol) en secar mis lágrimas, a verificar en otros medios la veracidad de semejante tragedia. Por fortuna, como pude observar en el gúgel maps, todo ha sido una maniobra manipuladora. Españia (¡pónganse firmes, o los denuncio por pertenencia a Batasuna!) sigue donde estaba, sólo se trata de lo de siempre: por ahí arriba andan unos y otros marcando territorio.


Los perros marcan el territorio por instinto, haciendo saber a sus congéneres dónde pretenden depredar (RAE: Del lat. depraedāri, tr. Cazar a otros de distinta especie para su subsistencia). Los humanos, en cambio, como animales ¿racionales? y más ¿evolucionados? que son, trazan fronteras con finalidades mucho más diversas:

- definir quién ejerce dónde el monopolio del uso de la violencia (véase el Art. nº 8)

- determinar quién tiene derecho a disfrutar del "mundo libre" y quién tiene derecho a disfrutar de un formidable vuelo a Mauritania.

- restringir quién puede tener armas para matar más, y quién sólo puede tenerlas si se lo permite el primo de Zumosol.

- repartirse el territorio a "administrar".

- determinar qué "idioma" habla la gente que habita un lado de la ralla.

- fijar quién se lleva el 3% correspondiente.

- [amplie la lista poniendo aquí la ocupación predilecta del político de turno]

En definitiva, un montón de cosas que, a la mayoría de nosotros, ni nos dan ni nos quitan de comer (ni de adsl), pero que sirven para que nos jodan de formas diferentes (viva la biodiversidad), así como para asignarnos (según nuestro lugar en gúgel-maps) el jodedor correspondiente. Pero no se preocupen. Caminamos hacia la "globalización", que quiere decir que acabarán jodiéndonos igual en todas partes, sin límites ni fronteras, hasta que nos hinchen los huevos como si fueran globos. Eso sí, lo hacen con cariño, por nuestro bien, por un mundo más justo todavía.

Publicar un comentario
 
inicio