Anekdotas del saléu nes buries agües de internete.
Anekdotas de la navegación en las borrascosas aguas de internete.

10 mayo 2006

Ejemplos de memez

Maite Soroa
Ejemplos de memez
Los hay tan poco letrados que, para explicar sus tesis, se ven en la necesidad de poner ejemplos.

Ayer un tal De La Hoz, en “Abc”, nos colaba una columna sobre la necesidad de que el Estado no se haga cargo de los presupuestos de partidos y sindicatos. Decía que «quien sabe de esto me cuenta que el llamado proceso de paz en Euskadi se trata en realidad de una negociación del Estado con ETA-Batasuna sobre cómo proporcionar un medio de vida a los terroristas encarcelados y a los que todavía están en libertad. Según este diagnóstico, las conversaciones son la primera consecuencia directa de la ilegalización de Batasuna, que sancionó el Tribunal Supremo en marzo de 2003, en virtud a su vez de la aplicación de la ley de Partidos Políticos, consensuada hace cuatro años por el PP y el PSOE». Y eso, no lo olviden, para explicar por qué el Estado no debe sufragar los gastos de la UGT, por ejemplo.

Según la parábola, «como desde entonces Batasuna no ha podido presentarse a ninguna elección de ningún nivel, el entramado terrorista ya no cuenta con el dinero que recibía del Estado desde 1977 (...). Pasara lo que pasara y fueran cuales fueran los crímenes de ETA, mensualmente los jefes de Batasuna recibían las subvenciones, que distribuían con impunidad entre su gente, de dentro y de fuera de las cárceles. Adicionalmente, los concejales batasunos se han quedado en la calle y sin derecho al paro. La disciplina paraetarra se queda sin cemento». Y a partir de melonadas de estas dimensiones, extrae sus conclusiones: «Tras la descripción de la situación económico laboral de los terroristas y sus equipos de apoyo, el análisis de mi amigo concluye que toda la retórica sobre Navarra, sobre el derecho de autodeterminación respecto de España y de Francia, es sencillamente eso: necesidad protocolaria de vestir el muñeco con ropajes de negociación política, cuando el tema de las conversaciones se parece mucho más a la resolución de un expediente de regulación de empleo. Dios le oiga». Pues va a ser que no, me parece a mí.

Tras adelantar que «este de Batasuna-ETA es el ejemplo que mayor escarnio produce» pero no el único, otro ejemplo sin fundamento: «de no ser así (lo de la retirada de la financiación pública), con la mejor voluntad de todos y el cumplimiento escrupuloso de la ley, ocurre lo que hasta hace sólo tres años estaba ocurriendo: que con el dinero de nuestros impuestos pagábamos el sueldo de los que nos asesinaban». Lo dicho, una memez de antología. - msoroa@gara.net


Publicar un comentario
 
inicio