Anekdotas del saléu nes buries agües de internete.
Anekdotas de la navegación en las borrascosas aguas de internete.

07 octubre 2006

mientrastanto.e N. 40

mientrastanto.e
BBCCBBHBCCBBBCBBBCBBBBCCB

La conquista de la luz
Si Shakespeare escribiera en la actualidad, el mundo empresarial...

La reforma de IRPF
...Se incrementa del 0,5239% al 7% el porcentaje del IRPF que se destina a la Iglesia Católica...

El gobierno Maragall premia con la Creu de Sant Jordi los despidos masivos de obreros
El 25 de septiembre a las 18.30 h. se concentraron más de medio millar de trabajadores de SEAT y La Vanguardia...

Carta de un lector
Degradacion de la política

La biblioteca de Babel
· Carles Porta, Tor, Tretze cases i tres morts.
· José Andrés Rojo, Vicente Rojo. Retrato de un general Republicano.
· José Andrés Rojo, Vicente Rojo. Retrato de un general Republicano.

Foro de webs
· Atomstopp, Friends of the Earth Europe, Global 2000, Sortir du Nucléare, WISE y Women for Peace, con el apoyo de más de 500 ONGs. 1 Millón de Europeos contra la energía nuclear

Páginas amigas
· Nómadas
·
El Viejo Topo
·
La Insignia

Revista mientras tanto
· Contenido del nº 98
· Contenido del nº 99


Número 40
Octubre de 2006

Crèdits
· Correu-e
Suscripcions i desuscripcions
mt.e mientras tanto mt.e bitartean mt.e mientras tanto mt.e mentrestant

La conquista de la luz

Si Shakespeare escribiera en la actualidad, el mundo empresarial le depararía una buena fuente de inspiración. Las ambiciones y la lucha por el poder que aparecen en sus obras protagonizadas por reyes, nobles y militares, son ahora visibles en el comportamiento de los grandes líderes empresariales. Aunque recubiertas de la pátina tecnicista de la terminología económica y financiera, lo que de verdad se deriva en las grandes batallas empresariales es, fundamentalmente, poder y riquezas. El control de recursos, personas y decisiones estratégicas para la colectividad.

Y no cabe duda que la lucha por el control de Endesa es uno de estos casos estrella que dan para mucha creación literaria. No faltan en ella ni tensiones dramáticas ni momentos cómicos. Estos últimos protagonizados especialmente por el Ministerio de Industria y la Comisión Nacional de la Energía que han quedado en ridículo al mostrarse que al fin y al cabo no tenían ninguna capacidad real de influir en serio en el proceso. Quizás el nombramiento de Clos para ministro del ramo constituye un explícito reconocimiento de la liviandad de este área y, puestos a sacarse de encima a un alcalde impopular siguiendo el principio de Peter, mejor colocarlo en un sitio en el que no pueda hacer mucho daño.

Aunque el desenlace final está por decidir, lo que ha quedado claro en toda la operación es la capacidad del núcleo duro del capitalismo español de resistir todos los intentos de desbancarles de parcelas importantes del poder económico. Es una muestra más de un hecho sobre el que vale la pena tomar conciencia. Este núcleo se consolidó a lo largo del siglo XX mediante un control férreo del mercado interno y el establecimiento, reforzado por el franquismo, de una notable interrelación del poder económico con el poder político (lo cual tampoco es un fenómeno puramente local: basta con estudiar el permanente idilio que ha tenido la industria tecnológica estadounidense, desde la General Electric y la aeronaútica hasta las modernas empresas del sector T.I.C.). Cuando la economía española se abrió al exterior muchos pensaron que este poder se habría acabado y que la economía española pasaría a estar controlada por multinacionales foráneas y reinaría la competencia “casi” perfecta. Nada de eso ha ocurrido. Si bien las multinacionales han pasado a controlar una gran parte del sector industrial, este núcleo duro ha sabido maniobrar con éxito para preservar áreas estratégicas como el sector financiero, las obras públicas y los servicios a la colectividad. Y en lugar de un mercado competitivo (que en muchos casos sólo se encuentra en los libros de teoría económica) hemos presenciado en bastantes sectores procesos de concentración de capital. Tal es el caso de las eléctricas que han reforzado su reparto territorial hasta convertirse, al menos en el mercado de consumo, en auténticos monopolios. En algunas regiones, como Baleares o Canarias, simplemente se ha pasado de una empresa pública a una privada, en otras como Catalunya de tres empresas a una sola.

Endesa, el centro de la pelea, es en sí misma una muestra de esta dialéctica público-privada. Inicialmente era una mera gestora de centrales térmicas de carbón, algunas de las plantas más contaminantes del país (As Pontes de García Rodríguez, Ponferrada, Andorra), a las que se sumaron las empresas de distribución pública de Baleares (GESA) y Canarias (UNELCO). En los años ochenta, a medida que las empresas privadas entraron en crisis por la aventura nuclear y el alza de los tipos de interés, el gobierno utilizó Endesa como salvadora de los intereses privados (especialmente de la banca) forzándola a comprar empresas (FECSA, Electra de Viesgo) y activos (planta eléctricas) de empresas en crisis, convirtiéndose en un grupo eléctrico integral. Después vino la privatización, iniciada parcialmente por el PSOE y culminada al 100% por el PP (que perdió la oportunidad para ceder la dirección a personas amigas, valiéndose también del hecho que sea Caja Madrid el primer socio de la empresa). Lo que ha venido después es conocido: OPA de Gas Natural, a la que se acusa de ser un complot catalán y se la bloquea con procesos judiciales, negociación con E.on (con intervención incluida de la UE) y maniobra final por parte de Acciona, seguida por otra parecida de ACS sobre Iberdrola.

Para algunos es al fin y al cabo el triunfo del nacionalismo español. Aunque seguramente si las operaciones en marcha triunfan lo único que ganará el país es quedar en manos de un duopolio eléctrico. Pero de lo que verdad se trata es de una nueva operación orientada a mantener el control por los mismos grupos de siempre. Todos los agentes principales (exceptuando los alemanes de E.on que al final pudieran quedar como personajes secundarios) se encuentran entre el núcleo capitalista, como los March y los Albertos, de ACS, los Entrecanales de Acciona y los dos grandes bancos que juegan un papel activo en la operación, Hay muchas relaciones e intereses cruzados entre ellos si se tiene en cuenta tanto el carácter oligopolístico y de compadreo imperante en el sector de la construcción como la relación privilegiada de estas empresas con la banca.

No se trata tampoco de una situación muy rara. Ya he comentado otras veces que ver Acciona o ACS como una mera empresa constructora constituye un grave error. Estas empresas (y el resto de colegas) hace años que se han convertido en empresas dedicadas a explotar todo tipo de servicios colectivos. Actividades que tienen en muchos casos en común contar con una demanda que crece establemente (en gran parte porque no está sujeta a los avatares cotidianos del mercado, puesto que se basa en concesiones a medio y largo plazo) y en las que se obtiene una rentabilidad asegurada. De hecho, ambas están ya presentes en el sector energético (ACS con la toma de control de Unión FENOSA, Acciona tras adquirir EHN —antes participada por la Diputación de Navarra—, lo que le ha convertido en líder en energía eólica), que es un sector con una demanda cautiva y perspectivas de crecimiento seguro. Al igual que explotan transportes públicos, mantenimiento de equipamientos, servicios portuarios, residencias geriátricas, agua o cualquier otra cosa donde el Estado garantice un buen negocio. Se trata sin duda de un modelo empresarial que garantiza un enorme poder social a sus detentadores y que tiene su reflejo tanto en las relaciones laborales como en los modelos de gestión de los servicios y en la definición del modelo social.

Somos además espectadores de una batalla en la que sólo pueden ganar a corto plazo quienes posean acciones de alguna de las eléctricas implicadas, pero donde el proceso final acabará con un reforzamiento del poder monopolístico del mercado (sea bajo control local o foráneo, aunque tiene gracia que la defensa de la competencia pase por aceptar la creación de conglomerados empresariales cada vez mayores). Un proceso en el que lo que menos importancia tiene es la nacionalidad del capital vencedor (al final en el capital de cada una de estas empresas también es detectable la presencia de fondos internacionales de inversión) y lo que en cambio no se debate es lo que realmente debería interesarnos: cómo decidir democráticamente el modelo energético del futuro, como organizar la gestión energética para cubrir necesidades básicas (incluyendo qué política de precios) y eliminar el despilfarro. Y si estas cuestiones cruciales las pueden garantizar los grandes monopolios privados o deben ser gestionadas de forma colectiva. Tras una década de privatizaciones tenemos ya experiencia acumulada para descubrir las falsedades de la “eficiencia” privada en la gestión de servicios públicos. Pero este es un debate que sólo aparecerá si los afectados insistimos en plantearlo. De momento es tiempo para la representación cruda y pura del reparto del poder.

[Albert Recio]

La reforma de IRPF

Se ha anunciado recientemente la reforma del IRPF. Se incrementa del 0,5239% al 7% el porcentaje del IRPF que se destina a la Iglesia Católica. El tenor de esta decisión plantea de nuevo cuestiones que ya son habituales: la financiación de la Iglesia Católica, la relación entre ésta y el Estado, la financiación de las ONGs, las relaciones de dependencia y clientelismo promovidas por el sistema de financiación o las dificultades enquistadas con las que topa una y otra vez el laicismo.

Carlos Amigo, cardenal de Sevilla, ha calificado esta reforma como un ejemplo de ‘laicidad inteligente’. Con esta expresión, la jerarquía quiere decir lo siguiente: estamos contentos con el acuerdo, nos quedamos más o menos como estábamos... vengan laicismos inteligentes que no pongan en cuestión el status quo.

Esta inteligencia, choca con otra forma de entender las cosas que apuesta por una desvinculación —también financiera— entre el Estado y la Iglesia católica —y el resto de Iglesias—. Esta inteligencia es compartida por personas —creyentes y no creyentes— y sectores sociales para los cuales es saludable poner fin a maridajes históricos entre el Estado y la Iglesia católica.

Se argumenta a favor del mantenimiento del status quo diciendo que a través de parroquias e instituciones religiosas se realiza una importante tarea social. Este argumento es relevante, y hay que atenderlo también en relación a la actuación desarrollada por las ONGs o por otras instituciones religiosas. No se puede pasar por alto que en no pocas ocasiones el Estado delega o hace dejación por desatención de sus funciones. Ahora bien, esta realidad no da pie a mantener un sistema que consiste en destinar fondos públicos al mantenimiento de una institución religiosa. En cambio, sí habilita para plantear cómo financiar proyectos sociales que son considerados prioritarios. Salvo que queramos perder la inteligencia, no se puede admitir el culto —allá cada uno con sus creencias religiosas— como la realización de un proyecto social solidario.

Ante el anuncio del 0,7%, las ONGs han reclamado otro tanto para ellas. Parece razonable dado cómo están las cosas. Todavía está por ver en qué quedará esto. Ahora bien, más allá de lo inmediato, la cuestión de fondo sigue inalterada: el sistema de financiación de las organizaciones sociales ha de cambiar. Por una parte, el sistema —y no me refiero sólo a la casilla de la declaración de la renta— es inestable y precario para la mayoría de organizaciones; por otra parte, el sistema genera unas relaciones de dependencia y clientelismo insalubres. Es éste un terreno de lucha política y social en torno a la democracia y a los contenidos sociales del Estado que no debe quedar reducido al 0,5 o, en el mejor de los casos, al 0,7% del problema.

[Antonio Madrid]

El gobierno Maragall premia con la Creu de Sant Jordi los despidos masivos de obreros

El 25 de septiembre a las 18.30 h. se concentraron más de medio millar de trabajadores de SEAT y La Vanguardia ante el Liceo de Barcelona para protestar contra la concesión por el gobierno de izquierdas de Cataluña del galardón de la cruz de Sant Jordi que se concede a personas que han hecho aportaciones significativas y valiosas a la vida social del país. Aparte de un plantel de artistas y escritores, entre los homenajeados de este año figuran el Conde de Godó, dueño de La Vanguardia, y Andreas Schleef, presidente de SEAT en el momento de los últimos 660 despidos. El galardón se les concede a ambos por su “labor empresarial”. Fuentes sindicales sostienen que SEAT estuvo adquiriendo componentes para sus coches procedentes de fábricas alemanas del grupo VolksWagen a coste superior al precio de mercado, con la intención de generar un déficit artificial que justificara el expediente de regulación que ha costado el puesto de trabajo a 660 personas de la factoría catalana. Conviene recordar que SEAT ha estado recibiendo cuantiosas ayudas públicas. Schleef, durante su mandato, se ha caracterizado, además, por su estilo autoritario.

La manifestación estuvo convocada por el Comité de Solidaridad de los despedidos de SEAT. Durante tres horas la puerta principal del Liceo, en la Rambla de Barcelona, estuvo bloqueada por los manifestantes, ante un fuerte cordón policial de los Mossos d’Esquadra. Parece que al recibir Schleef el galardón se escucharon en el interior del Liceo abucheos, además de aplausos. El presidente Maragall, el vicepresidente Joan Saura, el conseller Joaquim Nadal y el homenajeado Andreas Schleef tuvieron que salir por una puerta lateral para librarse del bochorno.

La prensa “independiente” —como El País— no ha informado ni de la concesión del premio ni de la manifestación. Huelgan comentarios.

[Joaquim Sempere]

Carta de un lector

Degradacion de la política

Joaquín Dodero i Curtani

Un simple pregón de las fiestas de la Mercè redactado en lengua castellana por una escritora residente en Madrid, leído ante un pequeño auditorio conformado por profesionales de la política y notables de la ciudad —no cabe mucho más en el Salón de Ciento del Ayuntamiento de Barcelona— conforman las características del pecado, que ha servido como pretexto, esta vez a ERC , para lanzar un mensaje político intolerante destinado a captar el voto de una parte del electorado que asume, al parecer y según los cálculos de sus estrategas de campaña, los postulados del nacionalismo étnico mas intransigente.

Una nueva apelación de esta “casta” de profesionales de la política hacia la cerrazón mental, por no decir a la parte más irracional del ser humano y sus más bajos instintos.

En esta senda de progresiva degradación del discurso político, no quiero olvidarme de quienes han precedido recientemente a ERC. Me refiero a la coalición de CiU, y en concreto al Diputado Sr. Duran Lleida, quién lanzó un guiño a la xenofobia al supeditar la concesión del derecho a voto a los inmigrantes a la superación de un “test” de arraigo a la realidad nacional de Cataluña. O qué decir del racista mensaje de “catalanofobia” lanzado desde el PP en su campaña contra el nuevo Estatut.

Se empeñan en quitarnos la esperanza a los ciudadanos que esperamos algo más de la política y de nuestros representantes.

Por si fuera poco, al parecer también hemos de resignarnos a padecer sus diarios asaltos a nuestra estabilidad emocional, o a nuestra intimidad, al utilizar como arma arrojadiza, en su miserable batalla partidaria, tanto la lengua —castellano o catalán— en que hemos conformado nuestro pensamiento, nuestras emociones, nuestras relaciones familiares y las que mantenemos con nuestros vecinos, como la banal estigmatización de ciudades y habitantes —pongamos que también hablo de Madrid— que conforman el paisaje en el que se criaron nuestros padres, nuestra pareja, o una parte de nuestras familiares o amigos.

No parece importarles demasiado que la abstención en el último referéndum del Estatut superara el 50%, y en la etiología de la misma: el cansancio, si no el hastío ciudadano.

La biblioteca de Babel

Carles Porta
Tor, Tretze cases i tres morts
La Campana, Barcelona, 2005.
Tor, la montaña maldita
Anagrama, Barcelona, 2006.

Tor es un libro-reportaje que enseña mucho sobre la cultura de uno de los sectores más tradicionales de la sociedad catalana, y también mucho sobre el funcionamiento real de jueces, policía, periodistas, abogados, contrabandistas, empresarios andorranos y especulación inmobiliaria. Porta se ha topado con una historia que se sitúa entre la “cultura del pelotazo” —pero en un ambiente muy Solitud

y las mejores historias de odios y venganzas; a partir de ahí ha construido un libro magnífico. Que se lee como una fluida y realista novela negra. El tandem integrado por el todoterreno de montaña y los tipos que lo llevan, recurrente en este libro, resulta un indicador importante del abismo que separa la tecnología y sus avances de la ética y sus exigencias.

[JRC]

José Andrés Rojo
Vicente Rojo. Retrato de un general Republicano
Tusquets, Barcelona, 2006, 464 págs.

Libro centrado en la vida del general republicano Vicente Rojo, protagonista destacado de la guerra civil española. Como aspectos criticables, su interés desigual —aunque narrativamente resulta ameno, sobre todo en la parte dedicada al exilio del general— y la selección de las fuentes principales desde las que se aborda el conflicto bélico, habida cuenta de la amplia bibliografía sobre el mismo disponible en la actualidad. Sin embargo, no faltan motivos para recomendar esta obra, empezando por su valor historiográfico. El autor es un nieto del general Rojo, José Andrés, que ha manejado con criterio la abundante y dispersa documentación inédita de su abuelo para escribir la biografía más completa de cuantas conocemos sobre el general. Una biografía donde las las reflexiones de su protagonista sobre España nunca quedan pisadas por la voz del autor.

El libro también aporta elementos de interés para la reflexión actual sobre la experiencia de la guerra civil. En primer lugar, nos muestra la capacidad del vencedor para deformar la historia y el significado de las palabras, mutando el sentido de aquéllas que definieron al general: católico, militar y patriota. Descubrimos así que el enigma que pesa sobre el general —formado en las mismas aulas que muchos de los vencedores y conservador en las

costumbres, pero fiel a la República— no es más que el resultado de una adaptación al razonamiento del vencedor. El Rojo militar profesional escribió apasionadamente en el exilio sobre la insensatez de la política mundial que condujo a la Segunda Gran Guerra. El Rojo católico no perdió ocasión para alabar el valor de los comunistas españoles durante la guerra y criticar el vasallaje de la Iglesia católica con los golpistas y con la dictadura. Y el Rojo patriotero y crítico con muchos aspectos de la República absorbió de ésta sus convicciones demócratas y modernas. En segundo lugar, esta obra da razones para mantener vivo el recuerdo de lo sucedido, contrariamente a los deseos de la derecha reaccionaria de este país. En este sentido, el testimonio del general sólo pretende aportar “elementos de juicio e interpretaciones” a las generaciones venideras, y no verdades definitivas. En tercer lugar, estamos ante un libro que sirve para entender tanto el desgarro interior de los protagonistas de una guerra civil (aquí encarnado en el disenso en el interior de la familia del general) como lo que significó el exilio (el exterior y el interior) para quienes lo padecieron, resumido en “La certeza de saber que, finalmente, no se pertenece a ningún lugar”.

[Antonio Giménez Merino]

Boaventura de Sousa Santos
La Universidad en el siglo XXI. Para una reforma democrática y emancipadora de la Universidad
México, Siglo XXI, 2005, 101 págs.

Este excelente libro se divide en dos partes: una primera de estudio de la situación actual de la Universidad y una segunda en la que se hacen propuestas de orientación y actuación. Mantiene y amplía el marco teórico que ya presentara en los años noventa (en De la mano de Alicia, Siglo del Hombre editores): crisis de hegemonía, crisis de legitimidad y crisis institucional. La parte propositiva da ideas acerca de qué hacer en un contexto de globalización neoliberal, qué alianzas proponer.

La lectura de este libro ayuda a comprender las transformaciones en curso: cambios en los

planes de estudio y la finalidad de la Universidad, problemas de financiación de las universidades públicas, relación entre éstas y el mundo empresarial y financiero, proliferación de universidades privadas, orientación del espacio europeo de educación superior... Para los que están en la brecha es éste un material de trabajo que ayuda a explicar lo particular y lo general. (Por cierto, puede encontrarse fácilmente en distintas páginas web).

[Antonio Madrid]

PÁGINAS-AMIGAS
Nómadas
Revista Crítica de Ciencias Sociales y Jurídicas

www.ucm.es/info/nomadas
El Viejo Topo
www.elviejotopo.com
La Insignia-
www.lainsignia.org

Foro webs

Atomstopp, Friends of the Earth Europe, Global 2000, Sortir du Nucléare, WISE y Women for Peace, con el apoyo de más de 500 ONGs
1 Millón de Europeos contra la energía nuclear
www.million-against-nuclear.net

Campaña de sensibilización y recogida de firmas organizada por Atomstopp, Friends of the Earth Europe, Global 2000, Sortir du Nucléare, WISE y Women for Peace, con el apoyo de más de 500 ONGs.

En la Web citada puedes adherirte a esta campaña cuya finalidad es urgir a la Comisión y Parlamento de Europa y a todos los estados miembros de la UE a que paren o impidan la

construcción de nuevas centrales e instalaciones nucleares en la UE, emprendan un plan para abandonar la energía nuclear, inviertan de forma masiva en ahorro de energía y en desarrollo de las energías renovables y pongan fin al Tratado EURATOM firmemente decantado hacia la financiación pública de la energía nuclear en Europa. Las firmas recogidas hasta el pasado verano rondan la cifra de 500.000.

Revista mientras tanto

Contenido del nº 98
Notas editoriales
- El clima de crispación y enfrentamiento civil provocado por el PP dentro de la ofensiva reaccionaria internacional
- Comentarios a la ley de igualdad
Dossier sobre el petróleo
- Los riesgos y el potencial político de la transición a la era post-petróleo, por Quim Sempere
- Del pico del petróleo a las visiones de una sociedad post-fosilista, por Ernest García
- Protocolo de Kioto y emisiones de gases invernadero en España, por Jordi Roca
- De los combustibles fósiles y nucleares a los sistemas energéticos limpios y eficientes del siglo XXI, por Josep Puig i Boix
- El hombre del hidrocarburo y el ocaso de la era del petróleo, por Mariano Marzo
- Economía política del petróleo y militarismo, por Eduardo Giordano
- La OPEP y la conquista económica de Irak, por Greg Palast
El extremista discreto.
Cita.

Contenido del nº 99
Notas editoriales
- Los dilemas del gobierno AR
- La complicidad europea JLG
- Joaquim Jordà, rojo, traductor y cineasta, JT
Artículos
- Poder económico & ¿Poder judicial?, por Carlos Jiménez Villarejo
- El tirocinio de Ho Chi Minh entre los yanquis, por Domenico Losurdo
- Contra la tolerancia y la intolerancia, por Juan-Ramón Capella
- Consumo responsable: una reflexión crítica, por Albert Recio
- ¿Un movimiento de consumo responsable? Balance crítico del Foro Internacional del Turismo responsable y del comercio justo, por Ernest Cañada
- Sindicalismo y representación de intereses por Miguel Angel García Calavia
- El ‘mal necesario’ o la política penitenciaria en la transición, por César Lorenzo Rubio
- Pier Paolo Pasolini entre pasado y presente, por Antonio Giménez y Filippo Laporta
- Un santo entre nosotros. Testimonio de Adrià Trescents, per Jaume Botey
Reseña
- Sin pasión ni perjuicios. A propósito de 'El siglo soviético', por Josep Torrell
Documento
-Declaración final del Tribunal Permanente de los Pueblos sobre las Transnacionales Europeas
Cita

Contactar
Web: www.icariaeditorial.com.
Apartado de correos 30059, Barcelona. Correo-e icaria@icariaeditorial.com.
Tel. (34) 301 17 23/26. Fax (34) 93 317 82 42.
Suscripciones: Apartado de Correos 857 F.D., Barcelona.
Consulta de números atrasados: www.icariaeditorial.com/colecciones2.php?id=22

mientrastanto.e
Edita: la redacción de mientras tanto, Fundación Giulia Adinolfi - Manuel Sacristán.
Coordina: Antonio Giménez y Antonio Madrid.
Producción
: Joan Lara Amat y León y Agustí Roig
.
Suscribirse y desuscribirse: www.grups.pangea.org/mailman/listinfo/mientrastanto.e, o bien suscripciones@mientrastanto.org.
Números atrasados: www.ucm.es/info/nomadas/mientrastanto/ .
La suscripción a mientrastanto.e es gratuita.


Publicar un comentario
 
inicio