Anekdotas del saléu nes buries agües de internete.
Anekdotas de la navegación en las borrascosas aguas de internete.

11 mayo 2007

27/9/75 Los últimos asesinados del Asesino


Treinta y un años del ultimo crimen del franquismo como tal, luego vinieron otros, pero ya estábamos salvados por la “democracia de la transición”.
Va a ser difícil que éste País, que éste Estado, pueda mirar al futuro sin reparar en la justicia histórica que tiene pendiente, y sirva como ejemplo éste año que ha desperdiciado el proyecto de “Ley de Memoria Histórica”, y se ha quedado en la “ Ley de la desvergüenza ”.
“… Sometidos a sumarísimos consejos de guerra, sus abogados, ante la afirmación de los fiscales militares de que habían empuñado tal pistola, tal revólver o tal escopeta, solicitaron, con el mayor de los respetos, que dicho armamento, importantísima prueba de cargo como cualquiera puede colegir, se presentase ante el correspondiente consejo de guerra y, además no menos importantes, se presentasen, igualmente, las pruebas periciales referentes a temas como huellas dactilares, balística, y otras prácticas probatorias elementales. Además, la policía afirmaba que, en efecto, se habían capturado las armas de las que se hablaba…”
“… ¡Oh, sorpresa! No había pistola, ni revólver, ni escopeta, ni proyectiles, ni pruebas balísticas, ni huellas dactilares y, por no haber, tampoco había testigos…” (*)
Así eran los procesos judiciales en la España de 1975, la de los cuarenta años, la que arrancaría hacia la “transición” una vez muerto el ASESINO en su cama, rodeado de sus fieles, los mismos que pasaron del yugo y las flechas a la “democrática Monarquía constitucional”.
Y aquí estamos, año 2006, a setenta años de un ilegitimo golpe militar… y en este país de pandereta no ha pasado nada, miles de asesinados, represaliados, desaparecidos y tienen la desvergüenza de querer hacer borrón y cuenta nueva.
¿Cuándo se juzgaran los crímenes del franquismo? ¿Cuánto más habrá que esperar para no herir ninguna sensibilidad? ¿Cómo hacerles entender que para asumir la historia de un país e intentar aspirar a una verdadera democracia, y no esto que nos han vendido, es indispensable reconstruir el pasado sobre la verdad histórica y hacer justicia a todos los muertos?
Es sorprendente que desde este país se apoye el justo y necesario procesamiento judicial de dictadores de Latinoamérica, y sin embargo en casa no quieran ver “la viga en el ojo propio”. El miedo y la falta de arrojo político a hacer justicia, es lo que demuestra que siguen “los mismos perros, pero con distinto collar” del anterior régimen.
Hacer justicia democrática en este País, supondría dar una “vuelta” al Estado actual, donde los torturadores del régimen fascista ya retirados son gratificados por el Estado, y donde sus discípulos disfrutan de importantes puestos en el ministerio de Interior; Políticos fascistas, transformados en defensores de la democracia, corruptos banqueros recogiendo la recaudación que iniciaron hace setenta años, empresarios del libre comercio nacidos del “Montepío” de la posguerra, herencias de poder que pasan de unos a otros, los elegidos, los distinguidos.
“… Fue una lucha dramáticamente desigual entre un régimen dictatorial y asesino y un puñado de hombres y mujeres que se la jugaron para que las cosas cambiasen. Y cambiaron. Quizás no demasiado, pero indudablemente cambiaron. Lo que, dadas las circunstancias en que se llevo a cabo la llamada transición, no pudo conseguirse es llevar ante unos tribunales democráticos a aquella cuadrilla de facinerosos uniformados que sentenciaron arbitrariamente y asesinaron con toda impunidad…” (*)
No aceptamos este juego, queremos JUSTICIA con mayúsculas, porque queremos una verdadera democracia, y esto no lo es.
27 de Septiembre DE 1975 ¡JUSTICIA!
LQS. G@lileo. Septiembre de 2006
(*) Notas extraídas del libro “Contra Franco” (**), del capitulo: La capacidad para hacer que las cosas no existan , del compañero, amigo y camarada Manuel Blanco Chivite.
(**) http://www.loquesomos.org/elpalabro/leer/Contrafranco.htm

Publicar un comentario
 
inicio