Anekdotas del saléu nes buries agües de internete.
Anekdotas de la navegación en las borrascosas aguas de internete.

05 junio 2007

Chill out


NUEVA QUINTANA

panorama d'actualidá
Dolfo Camilo Díaz

Chill out

La verdá ye que los resultaos del PP son mui bonos si los comparamos colos que sacó'l conde Romanones nes elecciones del 1933. Y munchu meyores si la referencia ye la puya'l ramu que se fai pa Carabanzo, nes fiestes de la Santa, el 15 d'agostu, sí. Fain la fiesta de los astures y los romanos y cómese y bébese a fartar. Tamién los resultaos del PSOE son inmeyorables comparaos colos resultaos de Rufino'l Viciosucu, un chepudu que vivía pa Pel.lunu, que se presentó pa xuez de paz nel 1932 y nun se votó nin él porque taba na cárcel. Nostante, la meyor referencia ye, claro, la puya'l ramu de Carabanzo. Y IX nun se pue quexar: hebo eleciones nel 1921 pa presidente de la comunidá de vecinos del terceru Caborana onde votaron menos. Y eso sí: pa nun pecar de pretenciosos ye menester decir a IX que tenga cuidao colos de la puya'l ramu de Carabanzo, que-yos van comer hasta los palos onde espeten les mazanes. Tamién lo puen celebrar los del PAS-URAS y los d'Unidá. Los primeros tienen sacao más votos que xente tien Tudela-Veguín. Los segundos anden ente Tudela-Veguín y Conforcos. Tampoco importa: la puya'l ramu val pa toos, hai panes y mazanes abondos y pa mín que van sobrar. Toi raru depués d'estes elecciones, como sonáu. La xerontocracia que, preocupantemente, manda n'Asturies (y nun falo sólo de políticos) va condenar a les xeneraciones más moces a munchos años de soledá. Los paniaguaos de los fondos europeos, cola chequera na Cuenca y el pisu en Xixón, van siguir dictando. Los arrefundiadores de los fondos europeos van siguir marcando. Los fabricantes de retondes y fontes con surtidor, como perros que mexen contentos, van siguir viviendo de puta madre. Vivimos nun paraísu naturalmente hortera y brutalmente conservador. Nun nos entiendo. Horteres y conservadores son hasta los que piensen que nun lo sonÉ Y seguimos col engañu, un engañu colectivu de proporciones lunátiques (y falo de los Lunnis, y por ello nun lo palatizo). Luzmila y Lublú tienen que venir a esta tierra a poner orde, falar con Epi y Blas y treslladar cuatro nociones claves: compromisu, dignidá, progresu, ética. Vivo nuna ciudá onde hubo unos alegres que nos mítinos regalaben a los asistentes un costureru (si tenín tetes) o una botella vinu o un MP3 (si veíen que non, nun sé bien cómo lo facíen: non siempre acertaben). Sacaron tres conceyales y picu. Ye lo que vien: acoyona. ¿Y a la contra d'eso, qué? ¿La izquierda gana? ¿Y qué gana? ¿Unos 3.000 euros mensuales por poltrona? ¿Y la drecha? ¿Doblo esi apueste? L'abstención va camín del 40% y equí nin dios se pon coloráu. Éntra-yos la risa: menos cuentes que dar. Si'l domingu llega facer sol los que regalaben costureros tendrín que dir regalar cremes de broncear a la playa, onde los asturianos taríemos concentraos (ello ye, coles uniceyes apretaes) pa facer el griego, que tampoco ta mal. Nun nos entiendo. Salvamos qu'había borrascona. El pueblu asturianu, en xunto, vive dende la transición nuna mentira colectiva que lu lleva a imaxinar (nesi gradonismu a la vena que nos remata) que seguimos siendo'l centru del mundu, cuando nun llegamos nin al centru la taza'l báter. Depués salimos afuera y quexámonos y ponémonos gallos: «Mira tu, esos cabrones de los vascos y de los gallegos, qué bien viven, refalfiu ye lo que tienen». Nun nos entiendo. Y menos entiendo a los que se llamen asturianistesÉ Y tovía menos a los que, mal que nos pese, seguimos siendo «bablistes», la secta más gilipolles de toles sectes que funcionen nesti país. Seguimos ensin ser capaces d´alcontranos el culu coles dos manes y una linterna; seguimos ensin convencer nin a los cuñaos. Val. La llei d'Hont y el Nordés y l'incumplimientu sistemáticu de lleis que nun tendrín nin que esistirÉ pero les cifres son les que son. ¿Qué coles que son -unos 60.000 ciudadanos que consciente y llibremente voten opciones que lleven la oficialidá de la llingua nos sos programes- esa oficialidá tendría que tar más que conseguida d'hai años? Sí, claro: pero delantre tán dos de les estructures de poder más burres (nun se m'ocurre otru calificativu) del Atlánticu Norte. Asina ye. Burres ya intolerantes ya incomprensiblesÉ Pero da igual, porque, hasta contando con esa (in)variable, el problema sigue tando en nós. La llingua nun paga la pena políticamente: que nadie nun s'engañe, la llingua vien quitando votos desque alguién creyó (y ehí empieza l'erru, nun analís que Lublú fadría meyor) que la llingua podía dalos y, asina convenció a un cuñáu chepudu y fartón -que ye'l que come los palos onde s'espeten les mazanes de tolos ramos que se puyen n'Asturies-. Vivimos nun país extravagante, que vota extravagante y fai coses extravagantesÉ Nostante, ya digo, los resultaos foron mui bonos pa toos y los tortos con fariñón saben mui ricos. Sí.

Publicar un comentario
 
inicio