Anekdotas del saléu nes buries agües de internete.
Anekdotas de la navegación en las borrascosas aguas de internete.

29 octubre 2007

498 beatos

En Mear Fuera Del Tiesto:

Las 498 beatificaciones llevadas a cabo por el actual pontífice y la cúpula eclesiástica católica romana, en las personas de otros tantos franquistas, muertos en su lucha material y espiritual contra la II República española, renueva el compromiso de la Iglesia Católica con el franquismo y con los sectores sociales y políticos que de él se reclaman hoy, más o menos abiertamente, en nuestro país: los mismos que se niegan a condenar la dictadura y a reconocer cabalmente a sus víctimas.
La Iglesia bendice unos muertos, los suyos. Tiene su lógica. Siempre es bueno recordar las cosas elementales; por ejemplo, que la Iglesia sigue al servicio de los de siempre de la manera más beligerante, incluso fomentando el enfrentamiento civil en países ajenos.
La Iglesia sigue idéntica a sí misma, mediante la combinación de su discurso ultramontano típico, con la instrumentalización de algunos de sus seguidores más abiertos y progresistas. Aportó las concepciones que fundamentaron ideológicamente el franquismo y ese mismo armamento ideológico continua siendo el único que encontramos en sus discursos y actitudes prácticas.
Han beatificado a los suyos, a sus combatientes. Se han autobeatificado. Pues muy bien, lo de siempre. ¿Por qué asombrarse o escandalizarse? ¿A quién se le puede ocurrir que hagan otra cosa? Son iguales a sí mismos. De ahí que comprenda, pero no comparta, la forma que ha tomado la protesta de esos jóvenes de izquierda que en Roma enarbolaron una pancarta que decía: "Quien ha asesinado, torturado y explotado no puede ser beato". ¿Acaso son más papistas que el Papa? ¿Acaso no saben los beatificadores a quiénes beatifican? ¿Es que en el nutridísimo santoral católico los hay mejores? No beatificar a estos o beatificar a personas del gusto de la izquierda sería ir contra la propia naturaleza de la Iglesia católica. Beatifican a los suyos, repito, a quienes juzgan que han defendido sus intereses materiales y espirituales. No hay escándalo que valga, sólo lógica.
No entender esto es entender muy poco o nada de la Iglesia católica, de su historia y de su papel social, político y económico en Occidente

En biTs RojiVerdes:
Este es el tipo de memoria histórica que le gusta a la derecha, justo la misma que se estuvo recuperando durante los 40 años del franquismo. Buscar y reabrir las fosas comunes de la guerra y la dictadura es es buscar la revancha y guerraciviismo, llevar a los altares a los religiosos víctimas de las revueltas que vinieron tras el golpe de estado es “trabajar incansablemente por la misericordia, la reconciliación y la convivencia pacífica”.
Es alucinante, ¿qué pensarían si en Alemania algunos quisieran que la tierra y el tiempo condenaran al ostracismo a los muertos del nazismo? Probablemente estarían en la cárcel, pero no, aquí en el estado español ocupan escaños en el Parlamento como si tal cosa y encima se indignan cuando se propone rehabilitar la historia de aquellos que murieron en defensa de la democracia y el orden constitucional emanado de la voluntad popular.
No dudo que los beatificados fueran víctimas de la violencia de la guerra civil, imagino que los hagiógrafos vaticanos habrán eliminado de la mayor beatificación de la historia a aquellos religiosos que fueron verdugos o cómplices de los verdugos fascistas, pero aún así, para poder restañar todas las heridas de aquellos tristes episodios es necesario reparar a muchos personas y a muchas familias; de esos no se ocupa la iglesia. Los muertos de la dictadura no van a tener un lugar destacado en el cielo como estos devaluados beatos aunque seguramente tampoco lo desearían, basta con que puedan tener una sepultura digna y que sus familiares tengan un lugar para recordarlos. Es muy simple.
¿Por qué tienen tanto miedo en la derecha con este leve intento de rehabilitar a los represaliados? ¿será que los miles de muertos que yacen en cunetas y barrancos podrían sacar a la luz las vergüenzas de los asesinos, sus cómplices, encubridores o herederos? ¿será que todas y cada una de las víctimas abandonadas pertenecen al bando republicano? Probablemente, de otra manera no puede entenderse cómo la derecha pretende privar a más de 5.000 familias a saber dónde están sus ascendientes y darles digna sepultura.

Publicar un comentario
 
inicio