Anekdotas del saléu nes buries agües de internete.
Anekdotas de la navegación en las borrascosas aguas de internete.

05 octubre 2007

Nuevo periódico diario en Madrid

Nuevo periódico diario en Madrid. Se llama “Público”. Zapaterista, me dicen, lo que me parece estupendo, ¿por qué no? Una de sus frasecitas publicitarias, que a saber lo que les ha costado en la agencia correspondiente, es: el periódico “para la generación que no se cree las mentiras”. Hemos buscado esa generación y lamentamos decir que no la hemos encontrado. Hemos dado con personas, de muy diversas generaciones, de muy diferentes edades y condición, pero alarmantemente escasas en número, que, efectivamente, no se creen las mentiras. Pero no forman generación alguna. Y nos han dicho que, además de no creerse las mentiras del ABC, La Razón, La Vanguardia, El Periódico, El País, etc., ¡Oh! desilusión, tampoco se creen las de “Público”. Por cierto, el primer número que salió a la calle iba con un informe policial (sobre ETA, faltaría más, eso vende) presentado como gran reportaje (¿periodistas policías habemus ya de entrada?) y un originalísimo y nunca visto comentario del director condenando… (a ver, a ver, adivinen, adivinen…) ¡¡el terrorismo!! ¡Menos mal, estamos en el terreno de los bienpensantes políticamente correctos! ¡Qué alivio! Seguro que jamás los veremos quemando retratos del monarca.
Además, nos han dicho, el nuevo periódico lleva pocas noticias, las mismas de siempre, editorializadas como en cualquier otro periódico y que va cargado de opiniones arichiconocidas, cutres, de autobombo, de acomodados señoritos pedantes y mas o menos protestones, que de nada protestan, aderezado todo con alguna guinda de cierto interés (algo que los demás periódicos también suelen tener). Pue faya.
Cabría cavilar, penosamente, sobre la imposibilidad de un periódico de izquierdas en España… Si es que el dinero es de derechas, tío…

Para terminar una reflexión de Francisco Ayala, que desearíamos que él mismo, pese a su edad, no hubiese olvidado:
“La información periodística es siempre tendenciosa, y tanto mas cuanto mejor lo disimule”. (Del discurso de recepción en la Real Academia Española, noviembre de 1984)
Atención, la información, no la opinión, cuya tendenciosidad se presupone y no necesita desenmascararse, pues sin máscara se presenta.

Publicar un comentario
 
inicio