Anekdotas del saléu nes buries agües de internete.
Anekdotas de la navegación en las borrascosas aguas de internete.

05 diciembre 2007

Elogio del nacionalismo español

Alfredo Casquero, en «El Semanal Digital», nos deleitaba ayer con un impresionante artículo titulado «Recetas imprescindibles para terminar con el sustento de ETA». No pierdan ripio.

Según Casquero, «no es necesario ser experto en lucha antiterrorista para desmontar a ETA. No hablo de la cuestión policial, que para eso, sobradas muestras han dado los miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad de conocer perfectamente cómo se persigue a los asesinos. Quiero referirme al caldo de cultivo que alimenta y alienta a estos animales: el nacionalismo». Ahí está la clave.

Y nos da la receta por partes: «Por ejemplo, va siendo hora ya que desde el Estado, por medio del Ministerio de Educación y Cultura, se corrija las mentiras de los libros nacionalistas. Es mentira que Cataluña haya sido nunca una nación. Es mentira que lo haya sido tampoco la Comunidad Autónoma Vasca. El idioma común, el de todos, no es el castellano. Es el español, y así viene establecido en la Constitución Española. No es verdad que se trate, en el caso del vasco, de un nacionalismo moderado. A no ser que la moderación esté en mirar a otro lado cuando ETA asesina. O permitir el exilio de miles de sus ciudadanos. Es hora de decirle al PNV que si no acata la Constitución, de una vez por todas, por las buenas, lo hará por las malas. Y de decirle bien clarito, como nunca se le ha dicho, que con España no se juega». ¡Ele!

Y más cosas serias: «Es hora de un pacto entre PSOE y PP. Sí, un gran pacto de concentración nacional, sin complejos. Para cambiar la ley electoral, y que no decidan los nacionalistas. Para que el Estado reasuma muchas competencias cedidas, como la Educación, y para cerrar definitivamente el Título VIII. Es necesario cambiar la Constitución, y enmendar el gran error de los padres de la Constitución, en aras al consenso con los nacionalistas». O sea, que ya no les vale ni su Constitución....

Y lo que sigue lo firmaría con gusto José Antonio: «Es necesario igualmente decirles a los nacionalistas, tan orgullosos ellos de sus himnos, de sus banderas, de su nacionalismo, que nosotros también lo estamos. Que el nacionalismo español, no excluye, aúna; no divide, reconcilia; no se apropia, reparte». Ya vemos aquí qué es lo que reparte el nacionalismo español...


Maite SOROA

Publicar un comentario
 
inicio