Anekdotas del saléu nes buries agües de internete.
Anekdotas de la navegación en las borrascosas aguas de internete.

26 noviembre 2008

Todo el apoyo a Fernando Pastor

Fernando Pastor, el padre de un alumno que ha llegado hasta el final y ha logrado la sentencia de Valladolid contra los símbolos religiosos en los centros educativos públicos, está siendo objeto de acoso, insultos e improperios por los ultras de su colegio, animados por la directora. Os pido que le hagáis llegar un mensaje de apoyo y felicitación en estos duros momentos.
Un saludo
Loles Dolz
Área Federal de Educación de IU

En: http://cacereslaica.wordpress.com

24 noviembre 2008

PÁGINA DE PENSAMIENTO CRÍTICO DEL MES DE NOVIEMBRE 2008

José Allende
Aspectos críticos
del modelo híper
y grandes centros comerciales de periferia
http://www.pensamientocritico.org/josall1108.html

Vicent Boix
El agricultor en peligro de extinción
http://www.pensamientocritico.org/vicboi1108.html

Alfonso Bolado
Israel: los mitos de legitimación
http://www.pensamientocritico.org/alfbol1108.html

Christine Catarino et Mirjana Morokvasic
Femmes, genre, migration et mobilités
http://www.pensamientocritico.org/chrcat1108.html

Élisabeth Claverie
Religion et politique
http://www.pensamientocritico.org/elicla1108.html

Thomas M. Franck
El robo del Sáhara
http://www.pensamientocritico.org/thofra1108.html

Amy Gutmann
La mujer del navajo contra la tribu Pueblo
http://www.pensamientocritico.org/amygut1108.html

Luis Hernández Navarro
Vía Campesina, reserva de futuro
http://www.pensamientocritico.org/luiher1108.html

Fabiola Rodríguez Barba
La diplomacia cultural de Canadá:
la construcción de una imagen
http://www.pensamientocritico.org/fabrod1108.html

Andoni Sáenz de Buruaga
Cooperar con el Sahara Occidental desde la investigación
científica del pasado cultural
http://www.pensamientocritico.org/andsae1108.html

Gabriella Solaro
L'Istituto nazionale per la storia del movimento
di liberazione in Italia e gli Istituti storici della
Resistenza e dell'età contemporánea
http://www.pensamientocritico.org/gabsol1108.html

Jesús Urra
La crisis de
UPN-PP.
¿Un viaje de ida y vuelta?
http://www.pensamientocritico.org/jesurr1108.html

Raúl Zibechi
Buenos Aires: los más pobres resisten la "limpieza social"
http://www.pensamientocritico.org/rauzib1108.html

Xabier Zabaltza
Putas y puteros
http://www.pensamientocritico.org/xavzab1108.htm

**********************************************************************
IGUALDAD Y DESIGUALDAD ENTRE MUJERES Y HOMBRES

Mujeres y hombres en España 2008 (I)
http://www.pensamientocritico.org/Infigual1.pdf
Mujeres y hombres en España 2008 (II)
http://www.pensamientocritico.org/Infigual2.pdf
**********************************************************************
The Guardian
President Obama
http://www.pensamientocritico.org/thegua1108.html

Josep Ramoneda
Adiós a la rabia
http://www.pensamientocritico.org/josram1108.html

Immanuel Wallerstein
Obama's Victory
Fear and Hope
http://www.pensamientocritico.org/immwal1108.htm

**********************************************************************
Carlos Monsiváis
De los intelectuales en América Latina
http://www.pensamientocritico.org/monsivais1108.pdf

**********************************************************************

LA CRISIS

Antonio Antón
¿Qué crisis, qué regulación?
http://www.pensamientocritico.org/antant1108.html

Gabriel Flores
Notas sobre la crisis económica mundial:
II. Causas, avance y contención de la crisis financiera
http://www.pensamientocritico.org/gabflo1108.htm

Eric Holt-Giménez
Hambriento por justicia: Cómo el sistema mundial de alimentos falla a los
pobres.
La crisis mundial de alimentos: qué hay detrás y qué
http://www.pensamientocritico.org/erihol1108.html podemos hacer

José Manuel Naredo
La burbuja y sus cómplices
http://www.pensamientocritico.org/josnar1108.html

Mario Osava
¿Para qué sirve hoy el FMI?
http://www.pensamientocritico.org/marosa1108.html

Federico Steinberg
La crisis financiera mundial: causas y respuesta política
http://www.pensamientocritico.org/fedste1108.html

Iñaki Uribarri
Las entrañas de la crisis
http://www.pensamientocritico.org/inauri1108.html


**********************************************************************
Federación de Asociaciones de Dinamización Sociocultural (FADS) c/ San
Felipe Neri, 4, bajo. 28013 Madrid. CIF: G81067506Teléfono: 915470200
**********************************************************************
LIBROS http://www.pensamientocritico.org/libros.htm

PUBLICACIONES http://www.pensamientocritico.org/publicaciones.htm

ARTÍCULOS ANTERIORES http://www.pensamientocritico.org/otrosar.htm

INICIO http://www.pensamientocritico.org/

POR TEMAS  http://www.pensamientocritico.org/0temas.html




19 noviembre 2008

TOT ESTRUJENBANK: Informe remitido al G20 para la refundación capitalista

"Lo que a continuación van ustedes a escuchar es el extracto de un informe secreto, felizmente desclasificado para la ocasión en virtud, por una parte, del tiempo transcurrido desde su elaboración y, por otra, de la pérdida de sensibilidad de la materia que trata , sobre la que , desafortunadamente, cualquier intervención resultaría superflua. No teman, por tanto, los que en su momento estuvieron implicados en los hechos, algunos aquí presentes, pues el tiempo y la fortuna han sobreseído sus responsabilidades penales.
El informe en cuestión fue elaborado en su día por agentes de la T.I.A, servicio secreto protegido de la curiosidad general gracias a ciertos personajes de ficción como Mortadelo y Filemón que lograron hacerlo pasar por asunto fabuloso e increíble.
El escenario en que se gestó el informe es el del final de la Guerra Fría, los últimos años ochenta, en Madrid, ciudad en la que a aquella desestructuración geoestratégica se le superpuso el proceso interno de transición política. Tales procesos, como es natural, generaron, amén de un estado de inquietud general de la población y de comportamientos sociales tormentosos y extravagantes, una inusitada actividad diplomática y de numerosos servicios secretos entre los que la T.I.A no fue el menos activo.
Pues bien, en tal contexto, ciertos agentes de dicho servicio, que utilizaban Preiswert Arbeitskollegen como nombre de guerra interno, detectaron un conjunto de movimientos sospechosos en la actividad de un grupo autodenominado Estrujenbank que camuflaba sus acciones subversivas bajo el pretexto de un activismo artístico supuesto. Por fortuna, sus integrantes fueron identificados y sus perversos fines esclarecidos.
Efectivamente, lo que revela el informe sobre este grupo es que gracias a su fino sentido de la anticipación en materia artística, sus miembros consiguieron, bajo la sagrada cobertura del arte, desarrollar una actividad delictiva encaminada a minar las bases de la economía capitalista, siguiendo un plan minuciosa y maquiavélicamente diseñado a medio y largo plazo. Se trataba de realizar la profecía marxista de la liquidación del sistema ahogado en su propio vómito, para lo cual el departamento científico de organización, dirigido por el profesor Bacteria, desarrolló un virus difícilmente detectable, que, oportunamente inoculado en el cuerpo financiero internacional y tras un prolongado proceso de incubación, eclosionaría en forma de crisis general y colapso global de la economía planetaria.
Tras sus eslóganes aparentemente ingenuos y su sedicente finalidad artística se emboscaban, pues, perversos y catastróficos designios que, en su enloquecido fanatismo, interpretaban como el requisito esencial para la emancipación genera de la especie humana y el consiguiente advenimiento de una nueva era de libertad sin límites y armonía universal. Ciertamente, aquel ominoso complot no pudo ser abortado a tiempo y hoy sufrimos las fatales consecuencias del éxito de la empresa. No obstante, el conocer los detalles de su gestación y realización debe ofrecernos los datos necesarios para elaborar el antídoto y con él restaurar la salubridad y el vigor juvenil de nuestro hoy marchito e injustamente cuestionado capitalismo.
Finalmente, debemos hacer notar que la información recogida puede ser útil incluso para la correcta interpretación de otra de las catástrofes que ocupan la agenda política internacional hoy día, como es la del calentamiento global, pues el informe se refiere a la posible vinculación entre ambas catástrofes. Al respecto, ya se ha intentado responsabilizar al calentamiento global de la evaporación del dinero, pero un análisis más atento nos permite desestimar esta posibilidad como una metáfora banal. No ocurre lo mismo si invertimos los términos de esta relación causa-efecto y atribuimos al enfebrecimiento financiero la responsabilidad del calentamiento atmosférico, en la inteligencia de que es el polvo del dinero el que, suspendido en la atmósfera, retiene, por su elevada capacidad conductiva, el peligroso potencial térmico del sol. Resulta, pues, tranquilizador comprobar que el informe reduce todo ello al funcionamiento de leyes físicas elementales por todos conocidas, disipando el extendido temor a que el éxito de Estrujenbank haya podido estar relacionado con la posesión de conocimientos no contemplado en los programas actuales de I+D+I."

en: kevinvazquez.blogspot.com/2008/11/un-centenar-de-personas-en-la.html

16 noviembre 2008

Resultados finales de la IX Asamblea IU

en: http://agarzon.net/index.php

IuAbierta: 25 miembros (28%). - 207 votos.

Nuet: 17 miembros (19%). - 147 votos.

PCE: 39 miembros. (43%). - 329 votos.

Haizea: 5 miembros (6%). - 45 votos.

Gordillo: 4 miembros (4%). - 36 votos.

Composición definitiva del Consejo Político Federal


Por IU Abierta:

Inés Sabanés, Eberhard Grosske, Rosa Aguilar, Gaspar Llamazares, Tania Sanchez, Noemí Martín, Monsterrat Muñoz, Kechu Aramburu, Serafín Llamas, Angel González, Antonio Cortés, Concha Caballero, Jose Antonio Mancho, Pedro Chaves, Carmen Ordas, Pablo Prieto, Antonio Manuel Carrasco, Maria Luisa Sánchez, Juan José Canovas, Rubén Fernández, Fina Santiago, Jose Luís Maximiliano, Almudena García, Marisa Bergaz, María Espinosa.

Por IU Tiene futuro:

Joan Josep Nuet, Caridad García, Patricia Luquin, Miguel Reneses, Manuel Camara, Lidia Fernández, Ángeles Yagüe, Ángel Pérez, Jose Manuel Alonso, Ramon Gorriz, Eulalia Vaquero, Jesús Sainz, Aína Díaz, Pablo Muñoz, Luis Ángel Aguilar, Carlos Gutierrez, Carlos Gilbao.

Por IU Anticapitalista, republicana, federal y alternativa...:

Cayo Lara, Marga Sanz, Toni Morillas, Enrique Santiago, Willy Meyer, Gloria Marcos, Fran Pérez, Rocío Val, Felipe Alcaraz, Cristina Simó, Juan Iglesia, Elena Pérez, Jose Luís Centella, Esther Gómez, Amadeu Sanchís, Amanda Meyer, Miguel Ángel Gómez, Isabel Salud, Ricardo Sixto, Rosalía Martín, Juan Ramón Sanz, Maite Mola, Alberto Arregui, Clara Alonso, Fernando Sánchez, Rosa Pérez, Pedro Vaquero, Ginés Fernandez, Ana Morales, Víctor Dominguez, Dolores Dolz, Jesus David Fuentes, Laura Rivera, Albert Escofet, Marga Ferré, Juan de Dios Villanueva, Myriam Losa, Carlos Portomeñe, Selina Robles.

Por IU radicalmente democrática:

Haizea Miguela Álvarez, Luis Gibello Holgado, Mª Milagrosa Carrero Sánchez, Andoni Basterra Urrutuia, Diosdado Toledano González.

Por IU a la izquierda de lo posible:

Juan Manuel Sanchez Gordillo, Esperanza Saavedra, Jose Cabrero, Carmen Muño.

En el nuevo consejo político entran siete bloggeros de I Love IU, y he puesto enlaces a sus blog.


05 noviembre 2008

La resaca del festín financiero. Recordatorio de amenazas y modesta propuesta de acción


Albert Recio

"Los dos últimos meses han sido intensos en medidas de gran gobierno. En intervención pública discrecional. Aquel tipo de intervención que los monetaristas habían satanizado en los inicios de la contrarrevolución neoliberal. Pero ya se sabe que una cosa son los principios y otra las necesidades. Ningún liberal se ha escandalizado por la transferencia masiva de fondos al capital financiero, la salvación de entidades en situación de quiebra, la reducción de tipos de interés para alentar el nivel de las cotizaciones bursátiles... Otra cosa hubiera sido si esta intervención se hubiera orientado a garantizar rentas salariales y pensiones, a transferir gratuitamente viviendas a la gente necesitada. Y aunque traten de presentar esta intervención como un cortafuegos para evitar males mayores a la sociedad, no podrán eludir la verdad desnuda: el capitalismo liberal ha vuelto a topar con los mismos problemas que ya provocaron se decadencia hace unos setenta y cinco años.

Las crisis financieras han sido la tónica del periodo neoliberal. Pero mientras las anteriores tuvieron su epicentro en áreas periféricas (Latinoamérica, Asia, Rusia), o se concentraron en empresas específicas (Enron, las puntocom), ahora la crisis ha afectado de pleno al núcleo central del capitalismo financiero-especulativo (no confundir con el capital financiero de Hilferding) que ha hegemonizado la marcha de la economía neoliberal. Tenemos buenos argumentos para la crítica y la acción. Pero de momento lo que se ciernen son nuevas amenazas sobre la economía real y sobre las condiciones de vida de la inmensa mayoría de la población.

Lo que se ha hecho hasta ahora es un plan de rescate del sistema financiero, en muchos casos endeudando a los Estados por mucho tiempo, sin cuestionar las bases organizativas de la estructura financiera mundial. No hay garantías de que los ingentes fondos destinados a la salvación bancaria reviertan en una dinamización económica. El agujero financiero, la ausencia de transparencia y la desconfianza sobre la fiabilidad de las empresas se traduce en estos casos en restricciones crediticias y “trampa de la liquidez”. Japón experimentó en la década pasada un largo período de interés cero sin que esto sacara a su economía de la crisis. No hay tampoco garantías de que la mayor liquidez de los bancos no se traduzca en nuevas operaciones especulativas. De hecho es lo que ha estado ocurriendo después de las numerosas intervenciones financieras públicas de las dos décadas anteriores. Sin una intervención pública directa y sin un desmantelamiento del ficticio edificio engendrado por el liberalismo financiero, el peligro de recaídas es evidente. Y las estrechas relaciones de los grupos financieros con los responsables políticos que van a negociar la “refundación del capitalismo” no generan confianzas. Habría que vetar a todos los políticos relacionados directamente con el mundo financiero y jubilar a todos aquellos técnicos, economistas, que han colaborado en legitimar el modelo actual (incluso exigir la devolución de más de un premio Nobel de Economía, al igual que se exige con los medallistas olímpicos pillados en un affaire de dopaje).

Aunque el sector financiero esta en el ojo del huracán, la crisis no es meramente financiera. El desplome inmobiliario es en gran medida el producto de una sobreinversión sectorial que por fuerza debía acabar en una sobreoferta: un ejemplo de libro de lo que los clásicos llamaban “anarquismo del mercado capitalista”. La crisis de endeudamiento es asimismo el resultado de combinar políticas de expansión del consumo por un lado y de distribución cada vez más desigual de la renta por otro. Sin cambios en la distribución de la renta y en las pautas del consumo el endeudamiento creciente es inevitable. Y éste no puede aumentar indefinidamente. Sin oportunidades claras de mercado las inversiones se colapsan y la recesión es inevitable. No es sólo el sistema financiero el que está en crisis, aunque las restricciones del crédito la agudizan.

En este contexto el crecimiento sólo podría venir, como fue en el pasado, de una expansión de la demanda pública en forma de más inversiones en infraestructuras y en servicios sociales y quizás en mayores transferencias de renta que aumentaran el consumo. Pero el dominio de la ideología del Estado demediado impide de momento desarrollar esta política y fuerza a los Gobernantes a atarse al guión de que frente a la crisis hay que ser austeros. La ayuda masiva al sector financiero agrava el problema al acrecentar el endeudamiento público en actividades que además no generan empleo. Refuerzan los argumentos en pro de la austeridad y nos conducen a un laberinto sin salidas: sólo se nos pide, una vez más, que esperemos que el capital se anime a invertir y nos saque de la crisis. O sea que “el mercado” (los capitalistas) siga siendo el agente principal de dirección económica.

Una política que no sólo augura desempleo masivo, sino que al calor de las dificultades alienta nuevos ataques a los derechos sociales. Hay signos en todas partes: desde la promesa de Obama de reducir impuestos (y por tanto de bloquear la necesaria reforma de la Seguridad Social e inversión en servicios básicos) hasta los signos que se perciben en nuestro país. Por ejemplo que, en el protocolario encuentro Zapatero-Rajoy, éstos se pusieran de acuerdo en impulsar la reforma de la Seguridad Social. O la renuncia a dar información sobre las entidades financieras que reciban ayudas (si están en peligro: ¡que las cierren o las nacionalicen, no que lo escondan!). O la parálisis del desarrollo de la ley de dependencia (una fuente potencial de empleo y mejora en el bienestar). O el renacimiento de las propuestas de establecer el copago en las visitas a la Seguridad Social (sin tocar en cambio el sistema de gasto farmacéutico, no sea que los laboratorios y las farmacias vean mermados sus ingresos). La crisis no sólo pone en peligro el empleo, sino que implica nuevo retroceso de derechos sociales.

La crisis puede ser también una gran coartada para bloquear cualquier intento ecológico de racionalización: Presentando como “paralizantes” las medidas de control del cambio climático y tratando de impulsar el crecimiento económico en los mismos sectores de siempre, como muestra que el plan de apoyo al sector del automóvil anunciado por Unión Europea. O, como tendremos ocasión de ver, con la las propuestas de inversión en infraestructuras.

Planes insensatos que de momento tienen poca respuesta social. Al miedo de la mayoría de la población se suma la inexistencia de alternativas de izquierda. Ausencia debida tanto a la debilidad del pensamiento crítico y de la organización política y social de las clases subalternas como al sectarismo, autocomplacencia y desconfianza mutua que predominan en la mayoría de núcleos activos. Es hora de impulsar iniciativas de diálogo, reflexión, elaboración de propuestas y movilización. Tarea díficil pero necesaria. Que necesariamente deberá empezar por iniciativas modestas, pero que debe convertir esta crisis en una oportunidad de rectificación de la dinámica social.

Hay además algunas cuestiones sobre las que articular demandas sociales que deberían implicar movilizaciones, demandas y políticas sociales:

- Extensión de los servicios sociales con objeto de aumentar el bienestar y generar empleo

- Oposición a los recortes de derechos sociales e introducción de medidas para el control de las rentas excesivas y el desmesurado poder del sector financiero (medidas de control, transparencia, de limitaciones a la movilidad de capitales)

- Inversiones públicas orientadas a reorganizar la actividad productiva en términos de sostenibilidad ambiental. En el mismo sentido deberían desarrollarse los planes de reorganización productiva

- Ayudas directas a los afectados por la crisis, especialmente las personas afectadas por el paro y/o la crisis hipotecaria

- Apoyo a las formas no capitalistas de actividad productiva (la “economía social” es un buen terreno de experimentación social)

- Una reorganización eficaz requiere una nueva articulación del mundo laboral y la vida social: la crisis no debe acabar tampoco con las mejores políticas de conciliación de la vida mercantil y no mercantil ni con las demandas de igualdad de género

No olvido que hay otras muchas tareas que realizar. Pero como de la educación y de la innovación ya se encargan otros, creo que una política de las clases subalternas debe ser insistente en los elementos que quiere potenciar. Sólo si convertimos propuestas de fondo en alternativas concretas y conseguimos una movilización y concienciación social adecuadas podremos evitar una nueva catástrofe social. Por ello, hoy el primer paso consiste en tejer los mimbres básicos de una adecuada respuesta social a una situación que amaga con perdurar."

02 noviembre 2008

El marxismo a examen

Iñaki Gil de San Vicente pensador marxista

"El desarrollo de la profunda crisis del capitalismo neoliberal ha disparado las ventas del «Manifiesto Comunista». El autor parte de este significativo dato para abordar el desplome económico mundial aplicando el análisis marxista y, a la vez, constatando la validez de este método, siglo y medio después de su concepción. El objetivo: impedir que la burguesía haga de la crisis una autodepuración, una expurgación del capitalismo que abra otra fase expansiva.
Hace poco, una noticia de prensa decía que las ventas del «Manifiesto Comunista» se han multiplicado en un 900% desde el comienzo de la actual crisis del capitalismo. Desde hace meses leemos comentarios sobre la «venganza de Marx», «vuelta de Marx», «resurrección del marxismo»... a raíz del desplome económico mundial hacia una crisis de acumulación que será, si se profundiza, cualitativamente superior a las anteriores crisis sistémicas. Dejando de lado el componente sensacionalista de algunas de esas afirmaciones, también el hecho de que otras provienen de quienes hasta hace poco daban fe del «fracaso del marxismo», lo cierto es que para comprender qué está sucediendo en el mundo hay que recurrir al método marxista. No hay otra alternativa. Pero esto es sólo una parte del problema, y la menos importante, porque la otra, la decisiva, es saber cómo impedir que la humanidad trabajadora pague los costos de la hecatombe, cómo lograr que el imperialismo no salga feliz, sonriente e impune, de la catástrofe que únicamente él está generando.
No basta con decir que «Marx tenía razón», que pese a que no se han cumplido algunas de sus «profecías», su tesis básica sobre la irracionalidad del capitalismo vuelve a demostrarse cierta. Estas y otras frases tópicas, repetidas mecánicamente, además de carecer de rigor, no llegan a la raíz del problema que no es otro que, en estos momentos, el hecho de que el marxismo de nuevo se enfrenta a un examen especial. Por cuanto que es la praxis de la revolución comunista, el marxismo está sometido a examen en todo momento, de forma permanente, sin respiro ni tregua. No puede ser de otro modo, y es bueno e inevitable que sea así.
Se trata del dictado de lo que Lenin definió como «el criterio de la práctica», que consiste en que, al final, es la materialidad de los hechos históricos la que decide sobre la corrección teórica. Y aunque los hechos históricos son interpretados de formas opuestas dependiendo de las subjetividades e intereses socialmente antagónicos, no es menos cierto que, al final, lo material e inmaterial termina girando alrededor de algo tan inhumano como es la explotación de la fuerza de trabajo en cualquiera de sus formas por una minoría propietaria de las fuerzas productivas.
Esta visión científico-crítica de la historia, es decir, la objetividad de la explotación, opresión y dominación al margen de la capacidad de comprenderlo que tengan de los sujetos que las sufren, es la que otorga al marxismo su originalidad y superioridad cualitativa con respecto a la ideología burguesa. Sin embargo, constatarlo no deja de ser un consuelo vano si no se avanza un paso más, el de saber que al contrario de la ideología burguesa, de la sociología por ejemplo, la teoría marxista está sujeta a varios tipos de exámenes según la gravedad de los problemas que quiere transformar. Por ejemplo, nadie niega la existencia de crisis menores, parciales, de corta duración, meramente industriales, o financieras, o de consumo, aunque se les denomina de otra forma para no concederle a Marx ningún atisbo de razón. Por ejemplo, para escabullirse de la teoría del plusvalor y de la plusvalía, el burgués divaga sobre el «valor añadido», y para huir de la ley tendencial de la caída de la tasa media de beneficio, habla de «caída de la rentabilidad», «recesión» y hasta «depresión»; y para no citar la ley de concentración y centralización de capitales, farfulla sobre «deslocalización y fusiones empresariales», y así en todo. Exámenes puntuales de este tipo los superó el marxismo desde su origen, y tenemos la demostración en las vergüenzas sonrojadas de los keynesianos sinceros.
La fuerza del marxismo radica en los exámenes prácticos decisivos, en impedir que la burguesía haga de la crisis una autodepuración, una expurgación del capitalismo que abra otra fase expansiva a costa de represiones y crímenes sin par y de enormes destrucciones de fuerzas productivas. La burguesía lo ha logrado otras veces destrozando sin piedad las clases y pueblos trabajadores con el terrorismo contrarrevolucionario, fascista y militarista.
Aun así, aprendiendo de estas derrotas, el marxismo ha demostrado en menos de dos siglos una muy superior capacidad resolutiva comparada con lo poco que ha demostrado la burguesía tras más de cuatro siglos. Lo que ahora está en juego no es tanto una confirmación teórico-abstracta del marxismo, sino la demostración de que las izquierdas podemos orientar el creciente malestar popular hacia el socialismo, avanzar en el debilitamiento estructural de la dictadura del salario y de la mercancía, en el aumento del contrapoder popular hasta llegar a situaciones de poder obrero capaces de detener el avance del caos y reorientar la historia hacia la emancipación humana. El capitalismo actual es un volcán, un polvorín con más fuerzas destructivas que nunca antes, con sus contradicciones estructurales tensionadas hasta grados inimaginables hace un siglo y medio, cuando se escribió ese «Manifiesto Comunista» que ahora se estudia con avidez casi desesperada. El examen consiste en impedir que este monstruo irracional siga lanzado hacia el caos generalizado. No será nunca el «examen final», a no ser que estalle un holocausto nuclear; sí puede certificar el paso de la humanidad de una fase a otra de su historia.
Para las naciones oprimidas, esta visión aporta una base teórica y práctica imprescindible, ya que recalca el papel del pueblo trabajador y de la independencia nacional organizada en estado. Una característica del marxismo es la dialéctica entre conciencia revolucionaria e independencia política de las clases explotadas, es decir, la reafirmación del poder colectivo como único garante de la socialización de las fuerzas productivas. Toda la experiencia histórica acumulada hasta ahora, es decir, el «criterio de la práctica», enseña que la opresión nacional es uno de los métodos más efectivos de enriquecimiento de la burguesía, en primer lugar de la invasora y ocupante, y luego de la autóctona y colaboracionista. Ninguna de las dos está dispuesta, por tanto, a reducir sus beneficios cediendo a las justas demandas populares, y ambas se aferran al estado ocupante, muy especialmente en los contextos de crisis como el actual.
Frente a esta realidad, los pueblos oprimidos no tienen, no tenemos, otra opción que avanzar en nuestra independencia nacional, en la creación de un estado propio que nos sirva, entre otras cosas, para establecer alianzas internacionalistas con otros pueblos soberanos, para decidir nuestro futuro en base a criterios humanos y sociales, que no mercantiles y egoístas. La actual crisis está confirmando la tendencia a la autoorganización de los pueblos en sí mismos y entre ellos, y en contra del imperialismo pese a su extrema ferocidad criminal. ¿Aprobaremos el examen? De cualquier modo, intentaremos tomar el cielo por asalto, una y otra vez, hasta lograrlo."

 
inicio