Anekdotas del saléu nes buries agües de internete.
Anekdotas de la navegación en las borrascosas aguas de internete.

08 diciembre 2008

Sobre el manifiesto del PCE: No es eso

"Hemos visto con cierto asombro el manifiesto de la Secretaría de Asuntos Sociales del PCE sobre la Constitución, del que los medios de comunicación se han hecho un eco relativo. Sin pretender acotar ningún debate, nada más lejos de nuestra intención, sí nos gustaría realizar alguna reflexión que nos ayude a entender de qué estamos hablando en realidad, y que nos permita comprender en qué proceso estamos inmersos.

Y para ello, hay que preguntarse qué significa que el PCE haga un llamamiento a sus militantes y cargos públicos para llevar a los plenos municipales iniciativas por un proceso constituyente para la tercera república, dando por roto el pacto constitucional y desvinculándose de la Constitución del 1978.

Y es que al final va a resultar que nuestros compromisos para después de la Asamblea no van a ser tan obvios porque, aunque todo debate político es legítimo –incluyendo el de la forma del estado y la reforma constitucional- el partido, por la puerta de atrás, parece querer estar jugando a la política de los hechos consumados con prácticas que dinamitan los acuerdos de la asamblea, y da la impresión de que frente a la obligación de trabajar desde el consenso y la síntesis, lo que se pretende es lanzar una ofensiva en las instituciones. Y en las instituciones, no se nos olvide, todos los diputados y concejales, todos los cargos públicos, lo son en representación de Izquierda Unida, que es la formación a través de la cual se han presentado a las elecciones.

Los cargos públicos de IU –aunque sean militantes del PCE- no son vehículo para trasladar al debate público, y mucho menos al institucional, las decisiones del Comité Federal del PCE. En otras palabras: ningún cargo público puede trasladar a las instituciones en las que desarrolla su trabajo, iniciativas de este calibre que no han sido debatidas en el correspondiente órgano de IU. Y quizás a algunos les parezca una obviedad, pero en las actuales circunstancias, a nosotros no nos parece obvio, ni mucho menos, porque hemos aprobado una IU que debe tomar sus propias decisiones, una IU donde cada hombre y cada mujer tiene el derecho y la obligación de participar para conformar las decisiones

En la IX Asamblea, hemos aprobado un claro compromiso por la república y por construir iniciativas con la sociedad para impulsarla, defender en la sociedad y a través de reformas legales y constitucionales los valores republicanos, así como una democracia radical, junto a la ampliación de los derechos sociales y de las garantías públicas. Hemos aprobado planteamientos rigurosos para amplificar nuestro discurso y construir apoyos de la sociedad, es decir para abrirnos a la sociedad. Y posiciones políticas como la manifestada en el comunicado que comentamos, no nos abre a la sociedad, sino que nos conduce a la marginalidad.

La posición expresada, especialmente en los términos en que se produce, no se corresponde con lo aprobado en la asamblea, y no es –ni mucho menos- mayoritaria en IU. Además, y esto es lo peor, no sólo no ayuda a construir mayorías más amplias, ni a abrir Izquierda Unida a su entorno social y político favorable a los valores republicanos, ni a la reflexión sobre los valores republicanos que impulsamos. Por no servir, ni siquiera sirve para argumentar las reformas constitucionales que pretendemos poner en marcha.

Defendemos el respeto escrupuloso a lo que hemos aprobado en la IX Asamblea, y el camino lo marcaremos desde el debate político y desde la soberanía de una Izquierda Unida abierta a la sociedad a la que quiere representar.

No aceptamos de ninguna manera que de forma unilateral se introduzcan a través de Izquierda Unida procesos de ruptura y de desvinculación de nuestros marcos legales, así como de revisión de parte de nuestra historia reciente.

Creemos además que el comunicado no sólo es equivocado sino que es profundamente injusto con aquellas personas que contribuyeron, desde el propio Partido, a la democracia en nuestro país, participando en un proceso que puede ser objeto de crítica política, de revisión y hasta de reinterpretación, pero no parece lógico quemar las naves con una radicalidad retórica que da la impresión de que tiene más interés en movimientos internos de corto alcance que en la verdadera transformación social a la que se pretende vincular."

en: http://iuabierta.blogspot.com/

Publicar un comentario
 
inicio