Anekdotas del saléu nes buries agües de internete.
Anekdotas de la navegación en las borrascosas aguas de internete.

16 junio 2009

Un grupo de padres trata de recuperar la federación «La Falla»

La asociación fue clave en la actividad escolar avilesina a principios de década

Juan C. GALÁN
En tiempos revueltos, la solidaridad repunta. Fue, precisamente, la unión para hacer frente a situaciones traumáticas el origen de la federación de padres y madres «La Falla». La amenaza de cierre del Instituto La Magdalena, en 2001, por parte de la Consejería de Educación, destapó la ira de los padres de alumnos del centro que decidieron asociarse para evitar la catástrofe. Y lo consiguieron. «La Falla» volvió a ejercer su fuerza en las movilizaciones en contra de la jornada continua en los centros escolares, en 2005. Y, de repente, la nada. La directiva del consorcio ingresó en una dinámica de pasividad que terminó por convertir a «La Falla» en un vegetal: con vida pero sin actividad.

Ahora, un grupo de padres, amparados por la Confederación Asturiana de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (COAPA), -asociación que opera en los centros de Avilés y Gijón-, se ha puesto entre ceja y ceja reactivar «La Falla». Hasta la fecha, los ideólogos de la iniciativa han conseguido incorporar al proyecto a las AMPA de los colegios Marcos del Torniello, Versalles y Llaranes, y de los institutos La Magdalena y Juan Antonio Suanzes. La intención de los padres y madres de alumnos es continuar en conversaciones con las AMPA del resto de colegios de la comarca -muchos de ellos integrados en la federación «Miguel Virgos»-, con el fin de consolidar una junta directiva para el comienzo del curso 2009-10.

La falta de participación, bien por desmotivación bien por falta de tiempo, de los padres en las actividades escolares de sus hijos ha provocado el intento de reactivación de «La Falla» después de tres años de inactividad. María Eugenia Mendoza, integrante del AMPA del Marcos del Torniello, es una de las madres que ha recogido el guante y ha decidido implicarse en la junta gestora. «Antes de que dejara de funcionar, veía que la federación era muy activa y colaboraba mucho con el colegio. Debemos recuperar esa dinámica porque la AMPA necesita un apoyo. Los padres no lo pueden hacer todo», comenta Mendoza.

Francisco Javier Amorín, que llegó a ser presidente de «La Falla», es otro de los promotores de este intento de recuperación de la federación. «Los padres, cuando sus hijos dejan el centro, dejan de colaborar con la AMPA. Eso frustra cualquier intento de estabilizar una federación de padres y madres. Nosotros pretendemos asegurar un trabajo continuo y echar una mano a las AMPA de los colegios en todo lo que necesiten», comenta Amorín, que se declara un firme defensor de la enseñanza pública.

Publicar un comentario
 
inicio