Anekdotas del saléu nes buries agües de internete.
Anekdotas de la navegación en las borrascosas aguas de internete.

31 marzo 2012

Principio de incertidumbre de la mecánica cuántica.


El principio de Heisenberg tiene unos límites, tiene un ámbito de aplicación y merece ser interpretado adecuadamente. Siguiendo una formulación del joven Sacristán: la posición de un electrón en un determinado momento debe ser determinada -si se desea precisión y univocidad suficientes- con una luz de corta longitud de onda. Esa luz tiene un elevado quantum de energía y desplaza al electrón de su trayectoria. Hace imposible con ello: observar otra vez el mismo electrón en su trayectoria, perdida por el impacto de la radiación, y determinar a un tiempo el impulso del electrón (digamos: su velocidad), modificado por el mismo choque. Se puede, por supuesto, estudiar el electrón con otra iluminación de mayor longitud de onda, luz que tendrá por consiguiente, un quantum de energía más bajo que el de la radiación gamma. Con ello, el impulso del electrón casi no es alterado y puede determinarse con bastante precisión. Ocurre, sin embargo, que la luz de longitud de onda mayor que la de la radiación gamma “no es suficiente para determinar con precisión la posición del electrón. De modo que o se estudia el impulso o se estudia la posición. Pero como ambas cosas son necesarias para el conocimiento del fenómeno, no cabe más que establecer parejas de datos cuya univocidad será escasa”. Esa es la situación de indeterminación: indica que, en rigor, la previsión de la posición del electrón y de su impulso en un momento dado es imposible. “Tal indeterminabilidad no se debe sólo a insuficiencias de los medios de observación; pues si bien con la elección de condiciones óptimas y con la repetición de experimentos es posible ir disminuyendo la relación de indeterminación, no puede darse el límite en que ésta sea cero, a causa de la variación constante de los dos parámetros que definen el fenómeno”.

Publicar un comentario
 
inicio